martes, 4 de octubre de 2011

Bayona (Francia)

Bayona es un destino muy atractivo para visitar. Situada en la confluencia de los ríos Nive y Adur, cerca del Mar Cantábrico, Bayona posee una rica historia con destacados atractivos turísticos. Entre ellos se cuentan la magnífica catedral de Santa María, con dos campanarios de 85 metros de altura declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO dentro del Camino de Santiago por Francia. La torre de la catedral domina el panorama de la ciudad, que bordea el río Adour con pintorescas vistas.
En la ciudad, marcada por su época medieval, no faltan restos de murallas y casas características dentro del estilo Nouveau Bayona, con entramados de madera. Las torres y fortalezas con numerosas obras defensiva, recuerdan el pasado como ciudad militar, en permanente guardia con sus rutas a España. En numerosas oportunidades, Bayona fue sitiada como parte de conflictos estratégicos de disputa de poder.
Sin dudas lo mejor para recorrer y caminar en Bayona es su centro histórico. Cerca de la imponente catedral se encuentra uno de los mayores claustros góticos de todo Francia, con magníficas arcadas que datan del siglo XIV. El mejor recuerdo de Bayona tendrá sabor a chocolate, una especialidad local junto a exquisitos jamones, y licores. Bayona dejará en nuestra memoria sus calles animadas y su particular estilo dentro del territorio francés.
Catedral de Bayona
El sitio fue ocupado anteriormente por una catedral románica que fue destruida por dos incendios en 1258 y 1310. La construcción de la catedral actual se inició en el siglo XIII y se terminó a principios del siglo XVII, a excepción de las dos torres que no se terminaron hasta el siglo XIX. La estructura ha sido muy restaurado y renovado, en particular, por parte de Émile Boeswildwald, arquitecto para el gobierno francés en el siglo XIX, y un discípulo de Eugène Viollet-le-Duc.

La catedral se encuentra en el Camino de Peregrinación de Santiago de Compostela.

Fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1998.