sábado, 3 de octubre de 2009

TOLEDO(CASTILLA LA MANCHA)

La ciudad de Toledo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986, está enclavada en un promontorio rocoso rodeado por el río Tajo en pleno centro de España, a escasos 70 kilómetros de la capital, Madrid.

Considerada por muchos como una Segunda Roma, Toledo no deja de ser una ciudad única. Única en sus detalles, su historia, su cultura y su encanto. Las tres culturas de las tres religiones monoteístas -la musulmana, la hebrea y la cristiana- dejaron su huella en esta peñascosa pesadumbre y cuna de civilizaciones -como decía Cervantes- abrazada el Tajo, testigo de la impronta de todos los pueblos de la Península Ibérica.

Perderse entre sus estrechas callejuelas, plazas y jardines convierten su visita en una experiencia sin comparación. Hecha para caminar por sus largas cuestas y mirar sobre su horizonte, sobre Toledo se levantan un buen número de monumentos, rodeados de inolvidables rincones y espacios que despiertan sensaciones a ojos de quienes la visitan y de quienes tienen la suerte de vivir en ella.

Alcázar

El Alcázar de Toledo, es uno de los símbolos de la ciudad y actual sede del Museo Nacional del Ejército. Existía ya en la Edad Media, aunque fue reconstruido en el siglo XVI por Alonso de Covarrubias.

Su construcción se remonta a la época romana. Durante los reinados de Alfonso VI y Alfonso X el Sabio se rehace, dando origen al primer alcázar de planta cuadrada con torres en los ángulos.

Con el emperador Carlos V es reconstruido de nuevo, esta vez, por Alonso de Covarrubias, tras haber sido nombrado arquitecto del emperador para las obras de los Alcázares Reales de Sevilla, Madrid y Toledo. En 1537 comienzan las obras bajo la supervisión del príncipe Felipe, futuro Felipe II.

Monasterio de San Juan de los Reyes

El Monasterio de San Juan de los Reyes, en Toledo, es una de las obras de la arquitectura gótica más espectaculares de España. Ubicado en plena judería, fue ordenado levantar por los Reyes Católicos para conmemorar la Batalla de Toro, con miras a ser el futuro lugar para su enterramiento.

Edificio encargado por los Reyes Católicos a Juan Güas en 1.476, que construyó uno de los templos más bellos de la ciudad de Toledo y uno de los mejores conjuntos del gótico hispano-flamenco.

La iglesia tiene una sola nave cubierta con bóvedas de crucería, con cúpula estrellada sobre le presbiterio, coro alto y capillas laterales entre los contrafuertes, destacando la abundante decoración que adorna el crucero y la capilla mayor. En esta última el esquema decorativo es a base de arcos conopiales y escudos de los Reyes Católicos sostenidos por águilas de San Juan.

Ayuntamiento

El edificio del Ayuntamiento de la ciudad de Toledo fue levantado en los siglos XVI y XVII según las trazas iniciales de Juan Herrera, al que se debe la severidad inicial de la fachada. La perfecta simetría del edificio y el empleo de columnas toscanas evocan el clasicismo italiano.


Castillo de San Servando

El Castillo de San Servando es una de las mejores obras de arquitectura militar mudéjar de España. Fue utilizada en diferentes épocas para defender la confluencia de caminos que accedían al puente y como fortaleza de defensa militar de la ciudad, por lo que fue objeto de numerosos destrozos y en la actualidad se encuentra muy restaurada.

Fue erigido primitivamente en el siglo XI por Alfonso VI, quien lo entregó a los templarios. Se cree que en él veló las armas El Cid antes de su reconciliación con el rey.
Luego pasó a ser ocupado por los frailes de Santiago hasta la extinción de la orden, quedando desde entonces abandonado, hasta que fue mandado reconstruir por el conocido arzobispo don Pedro Tenorio en 1386.

Catedral de Toledo

Única en España y sólo por detrás en tamaño de la de Sevilla, la Catedral Primada de Toledo es una espectacular pieza de la arquitectura y el arte español. En ella encontramos la huella de todos los estilos artísticos predominantes en la Historia de España. Estructura gótica en su construcción, yeserías y techos de traza árabe en la sala capitular, influencias del barroco en su Transparente, del neoclásico en la Puerta Llana... Recorrerla y caminar pausadamente por sus naves, capillas, salas..., es viajar en el tiempo y descubrir un pasado aún hoy vivo, de ensalzamiento y glorificación a lo Eterno.

La Catedral de Toledo es quizá el edificio más representativo de la ciudad y su traza se debe al maestro Martín, que trabajó en Toledo desde 1227 hasta 1234, continuando su construcción el maestro Petrus Petri.

La planta es de cinco naves, con trifolio de arcos lobulados, crucero no pronunciado y deambulatorio con girola en la que se abren numerosas capillas. La girola se cubre por bóvedas en las que se alternan los tramos rectangulares con los triangulares.
Las paredes están abiertas con ventanales y rosetones que lucen hermosas vidrieras, las más antiguas de las cuales datan del siglo XIV.

Academia de Infantería

La academia fue creada con el nombre de Colegio de Infantería en Toledo, en 1850. El 17 de octubre de 1875, tras haber sido trasladada temporalmente a Madrid, se instaló en el Alcázar de Toledo. En 1882 pasó a llamarse Academia General Militar y entre 1931 y 1936 se fusionó con las academias de Caballería y del Cuerpo de Intendencia, manteniendo su sede en el Alcázar de Toledo.

La academia fue destruida en dos ocasiones: una en 1887 durante un incendio y otra durante la Guerra Civil.

Convento de Santa Isabel de los Reyes

Fundado en 1477 por doña María Suárez de Toledo, conocida por "Sor María la Pobre", el Convento de Santa Isabel de los Reyes conserva en su interior abundantes muestras del mudéjar civil a pesar de su reconocido estilo renacentista, destacando especialmente su portada plateresca.


Iglesia de San Andrés

La Iglesia de San Andrés es un templo de singular belleza en el que se conjugan a la perfeccción elementos de diferentes épocas y estilos, entre los que destaca su portada principal, única en su género en Toledo. Es de estilo almohade, rematada por arquillos sobre columnas vidriadas y restos visigodos.

En el interior se conservan también algunos vestigios visigodos y retablos realizados por Juan de Borgoña y su colaborador Antonio de Comontes.

Iglesia de San Miguel el Alto

La Iglesia de San Miguel el Alto, fue levantada en el siglo XII en estilo mudéjar y reformada en el siglo XVII, imponiéndole ya algunos cánones estéticos propios del barroco. Fue uno de los templos utilizados por los mozárabes.


Iglesia de San Román

La Iglesia de San Román, es un templo de estilo mudéjar, a excepción de la capilla mayor, y conserva su antigua estructura interior, con tres naves separadas por amplias arquerías de herradura con alfiz que apoyan sobre columnas visigodas e incluso romanas y, aunque conserva testimonios de distintas épocas, el interior de la iglesia no pierde unidad.

Su importancia radica en las pinturas murales del siglo XIII, en las que se unen los temas cristianos con los motivos geométricos y vegetales de la decoración árabe, pinturas que debieron de ser notables a juzgar por lo que de ellas se conserva.
De su fábrica original destaca su esbelta torre mudéjar, que copia el modelo de la torre de la Iglesia San Román, y que también se repite en Santo Tomé, San Pedro Mártir y, con pequeñas variaciones, en Santa Leocadia.

Iglesia de Santa Leocadia

De su fábrica original, de estilo mudéjar, se conservan parte de la portada y del ábside, destacando su esbelta torre mudéjar, edificada en el siglo XIII que copia, con pequeñas variaciones, el modelo de la torre de la Iglesia San Román, y que también se repite en Santo Tomé, San Miguel el Alto y en San Pedro Mártir, todas ellas en Toledo.

Estas torres están inspiradas en los alminares de las mezquitas musulmanas y su modelo tipológico es como sigue: basamento de piedra, cuerpo de mampostería encintada con ladrillos en los ángulos y un cuerpo de remate con dos o tres vanos de perfiles árabes para las campanas.

Iglesia de Santiago del Arrabal

Santiago del Arrabal es la mayor iglesia mudéjar de Castilla-La Mancha. La iglesia actual se construyó en el siglo XIII (en torno al año 1256) y consta de tres naves con crucero y tres ábsides.

Interiormente está organizada en tres naves separadas por seis arcos apuntados de una altura poco usual, por lo elevado de la misma. La nave central conserva una techumbre de tres paños con diez pares de tirantes, pintada con entrelazos, flores e inscripciones. Las laterales están cubiertas igualmente por una techumbre de madera mudéjar.

iglesia de los jesuitas

Situada en el punto más alto de la ciudad se encuentra la Iglesia de los Jesuitas, desde el mirador de sus torres se puede admirar una vista panorámica desde dentro de la propia ciudad de Toledo.

En su interior encontramos esculturas de los siglos XVII y XVIII, obras de Matías Carmannini y Félix Bambi. Destaca la iglesia barroca con el Ochavo.

Iglesia de San Marcos

Esta parroquia mozárabe, abandonada para el culto hace muchos años, ocupó la iglesia del antiguo convento de trinitarios calzados.

Este gran templo de tres naves separadas por arcos de medio punto, siendo la central más alta, pertenece al primer barroco toledano. Es obra de Jorge Manuel Theotocópuli, con la portada de Juan Bautista Monegro, similar, por lo tanto a las de las iglesias de San Pedro Mártir y de San Cipriano.

Con el fin del segundo milenio, el conjunto fue remodelado y ampliado por el arquitecto Ignacio Mendaro Corsini para albergar finalmente el Archivo Municipal de Toledo y Centro Cultural de San Marcos, dejando al descubierto los restos del antiguo convento.

Sinagoga de Santa María la Blanca

Construida en el siglo XIII, guarda las características del mudéjar toledano, fue levantada como sinagoga hasta que en el siglo XV se transforma en una iglesia. Tiene la planta de salón de cinco naves paralelas con alturas progresivamente decrecientes hacia el exterior y apoyadas en arquerías de herradura sobre pilares octogonales. Todo ello de ladrillo convenientemente enfoscado y blanqueado, con capiteles de artística yesería.

En los muros, albanegas, arquerías ciegas y frisos; pueden admirarse delicados atauriques de influencia andaluza, algo más modernos y originalmente policromados. En el siglo XVI se convierte en beaterio y el cardenal Silíceo encomienda al arquitecto Alonso Covarrubias la realización de las tres capillas en la cabecera, coronada la central con una bóveda de media naranja sobre trompas y las otras se cubren con cuartos de esfera sobre pechinas.

Sinagoga del Tránsito

Se edificó por encargo de Samuel-ha-Levi Abulafia (almojarife en la corte del rey Pedro I de Castilla), entre los años 1355 y 1357, como capilla privada del palacio que, en un gesto de grandilocuencia constructiva, impropia de un hebreo, había ordenado levantar sobre una gran extensión junto al Tajo y cuyos límites llegaban hasta el mismo borde del río.

La sinagoga, pensada como oratorio del palacio, con el que se comunicaba directamente, es la única estructura que ha sobrevivido del mismo.

Museo de Santa Cruz

En la de Arqueología, se guardan restos que se extienden desde la Prehistoria hasta la Edad Moderna, recogiendo piezas de las culturas hispano-romana, visigoda, árabe y mudéjar.

En la Sección de Bellas Artes, figura una importante colección de cuadros entre los que destacan la muestra de pintura toledana de los siglos XVI-XVII y las obras de artistas a ella vinculados, como la serie de cuadros de El Greco, encabezados por la Asunción de la Virgen. En cuanto a escultura, la obra más importante es el Retablo de La Visitación, de Berruguete.

Estatua de Cervantes

Construida recientemente, la estatua de Cervantes se ha convertido en uno de los lugares más retratados de Toledo.

Seguramente su posición, estratégica, ayuda. Y la popularidad de su representado, aún más. Lo cierto es que si pasas por ahí, no puedes dejar de hacerte una foto para el recuerdo.

MURALLAS DE TOLEDO

Toledo fue murada en época romana y parte de sus piedras se encuentran unidas a muros posteriores. La muralla iba por los bajos del Alcázar, Zocodover, la Sangre de Cristo a Santa Fé, puerta de Perpiñan, en torno de la Carretas, la Cruz Verde, San Nicolás, San Vicente, Santo Domingo, el antiguo colegio de doncellas, San Antonio, Santo Tomé, Montichel, San Salvador, la Trinidad, Ayuntamiento, Casa de Déan, San Miguel hasta el Alcázar. El perímetro de la muralla se triplicó posteriomente.

El Rey Wamba renovó las fortificaciones ordenando grabar en sus puertas el siguiente distico:
Erexit factore, rex inclitus urbem,

Wamba suoe celebrem praetendens gentis honorem

Palacio Arzobispal

El Palacio Arzobispal es una de las realizaciones arquitectónicas de Toledo (España) de más vastas dimensiones. Tipológicamente, no es un edificio unitario, pues en él se han superpuesto varios estilos artísticos.

En el siglo XIII Alfonso VIII dona al Arzobispo don Rodrigo Jiménez de Rada unas casas situadas enfrente de la catedral. Poco a poco, este espacio se iría ampliando, por obra de los distintos prelados, que iban sucediéndose en la diócesis, conformándose el palacio, como tal, de manera progresiva.

Puente de Alcántara

El Puente de Alcántara formaba parte del recinto defensivo de la ciudad de Toledo. De origen presumiblemente romano, se cita ya en el año 788 y se construye como confluencia de caminos que buscan el paso hacia la ciudad desde el este, atravesando el río Tajo.

Fue reconstruido bajo el mandato de Almanzor y, según su inscripción, fue acabado en el 997 por Alef, hijo alcaide de Toledo. De la época sólo se conserva el espolón del lado contrario a la ciudad, de mampostería, que aún tiene englobados mármoles decorativos visigodos.

Puente de San Martín

No se conoce fecha de construcción aunque ya se hace referencia a él en el año 1165.

Realizado en sillería, salva la distancia entre dos orillas con cinco arcos de los que destaca el central, apuntado y con 27 metros de altura.

En la baja Edad Media, aproximadamente en el siglo XIII, se modifica y se le añade una nueva estructura defensiva en su extremo, una puerta o torre, de planta hexagonal, que tuvo un diseño defensivo muy estudiado para evitar el acceso por la fuerza.

En el siglo XVI, se añade otra torre en el extremo opuesto que empalma con la muralla.

Puerta Antigua de Bisagra

Corresponde a una ampliación del recinto amurallado de la ciudad y supone un buen ejemplo de arquitectura árabe militar por el acierto de situarla con funciones de torre en el ángulo entrante de la muralla y protegida de cerca por un alto torreón. Se trata del único resto de la muralla árabe que se conserva.

Es de planta rectangular con un arco de ingreso enfilado por cuatro arcos de resalto.

La fachada exterior presenta un arco de herradura de estilo califal enmarcado por un gran alfiz y atravesado por un enorme dintel monolítico en el que se han querido ver influencias bizantinas. Los sillares de granito mal ajustados han hecho pensar que corresponderían a derribos y material aprovechado de obras anteriores. Sobre el arco, una fila de troneras sirve también a la defensa.

Puerta Nueva de Bisagra

Su origen es musulmán, época de la que se conserva el núcleo central, pero fue reconstruida por Alonso de Covarrubias en el siglo XVI.

Está formada por dos cuerpos independientes con dos altos muros almenados que los unen, formando un patio entre ellos.

El cuerpo que da a la ciudad es de arco de medio punto flanqueado por torreones cuadrados, rematados por tejados y un escudo de Carlos V en la parte superior.

Puerta del Sol

La Puerta del Sol de Toledo, es una obra mudéjar del siglo XIV que constituía el ingreso a la medina.

Su planta es rectangular terminando en semicírculo y tiene un gran arco apuntado sobre columnas, ligeramente avanzado con respecto a la puerta, que es de herradura. Entre ambos, aparece un relieve, con forma de tondo, con el emblema de la Catedral que representa la Imposición de la Casulla a San Idelfonso bajo el Sol y la Luna, de ahí el nombre de la puerta.

Sobre ellos se alza una doble arquería de arcos apuntados ciegos en la inferior y lobulados en la superior. En el centro de los arcos ciegos hay restos de un sarcófago paleocristiano del siglo IV.

4 comentarios:

Jota Ele dijo...

¡Caray, Witzerluxe! Jamás había visto un reportaje tan extenso, cuidado y con una información tan exhaustiva sobre Toledo.

La verdad es que casi no hace falta ir ya para conocerlo.

Enhorabuena por tan magnífica entrada.

Saludos.

Mª Angeles y Jose dijo...

Un lugar lleno de magia,donde perderse por sus calles, es disfrutar de grandes bellezas arquitectonicas y callejones con mucho encanto.

Un gran reportaje lleno de fotografias muy buenas Y cuidadas al maximo y una explicacion sumamente completa.

Saludos

Pizarro dijo...

Precioso reportaje, maravillosas fotografias, he estado este año en Toledo , y cuando tenga ortunidad lo volvere a ver,
Saludos.

Eva Hester dijo...

Buen reportaje, buenas fotos, mucha informacion, ya habia estado en Toledo pero nunca lo habia preparado tanto.

Felicidades por tu trabajo